Tiempo de vacaciones. Tiempo de cocina para niños

Tiempo de vacaciones. Tiempo de cocina para niños

Aunque muchas personas no se animan a involucrar a los niños en las tareas de la cocina, en realidad es un ambiente fantástico para que los más pequeños experimenten y desarrollen su ingenio. Y con la llegada de las vacaciones, es una buena oportunidad para mantenerlos entretenidos y alejados (aunque solo sea por un rato) de las pantallas. Allí pueden dar rienda suelta a su imaginación al mismo tiempo que se comparte un momento en familia. Los más pequeños pueden realizar tareas simples como decorar galletas o hacer formas para hornear. A los más grandes se les pueden pedir cosas más complejas como cortar frutas y mezclar los ingredientes. Lo cierto es que los niños lo disfrutan a cualquier edad y en la cocina hay espacio para todos.

Tiempo de vacaciones. Tiempo de cocina para niñosCocina para niños: siete razones para practicarla

¿Por qué es bueno cocinar con ellos? A continuación, te damos unas cuantas pistas:

  1. Mejora la comunicación. Compartir momentos con nuestros hijos, sobrinos o nietos nos permite conocerlos más y enseñarles mientras se entretienen. ¡Todos ganan!
  2. Se crea un ambiente divertido. A los niños les encanta el lío y la cocina tiene mucho de ello. ¡Prueba poniendo un poco de música!
  3. Mejora la confianza en sí mismos. Se emocionan cuando se les asigna una tarea, porque por más simple que sea: para ellos es una muestra de confianza y toda una responsabilidad. Ya verás que les encantará saber que lo están haciendo bien.
  4. Aprenden a ser responsables: El desorden crea el ambiente perfecto para que desarrollen su creatividad. Pero ojo, ¡también hay que ordenar y limpiar!
  5. Trabajo en equipo: La familia es un gran equipo y la cocina nos permite consolidarlo. Cada uno hace una tarea, nos ayudamos mutuamente y luego disfrutamos de aquello que hemos logrado juntos.
  6. Ganan autonomía: Pronto empezarán a hacer tareas simples como pelar una fruta o hacerse una chocolatada. También empiezan a conocer los utensilios de la cocina, desarrollando la motricidad fina y gruesa.
  7. Mejoran su relación con la comida: Para los que son un poco rehaceos a algunos alimentos es una buena oportunidad para que se sientan animados a probar nuevos sabores.

¿Te animas? Si es así, nos encantaría conocer tu experiencia.